MÁS FELICES SON LAS MADRES, MÁS FELICES SERÁN SUS HIJOS

Reading Time: 2 minutes

La teoría del espejo es realmente cierta:

La vida te sonríe si la miras con una sonrisa

Lo mismo ocurre con todos los aspectos de la vida cotidiana: el trabajo te sonríe si lo haces con placer (o al menos finges), al igual que tu familia te sonreirá si te acercas a ellos en un modo afectivo.
La felicidad es contagiosa, mucho más de lo que pensamos. Ya lo habíamos hablado en la publicación sobre la Felicidad, y sigo reiterando este concepto porque lo considero MUY MUY MUY importante para el bienestar personal. ¡Y de la gente de la que te rodeas!
En el período de embarazo, maternidad, y especialmente durante la enteeeera existencia de los padres, los momentos estresantes alcanzarán niveles muy altos. Picos insuperables e increíblemente más altos que el K2.
Es justo en estos momentos cuando tener la autoestima en los niveles correctos para hacer frente a las situaciones más difíciles y encontrar el equilibrio interior para sentirse fuerte y satisfecha… ¡se convierte en una prioridad!

Personalmente, creo que encontrar la serenidad en la vida cotidiana debería ser el objetivo principal de todos.

Muchos lo subestiman, pero uno de los desafíos más difíciles es alcanzar la ecuación: MAMIS FELICES = HIJOS FELICES.

Quizás ya hayas escuchado hablar sobre eso o tal vez ya hayas leído el libro: «The danish way of parenting«.
En este sentido, te haya gustado o no, podrías haber pensado que, en cuanto a la difusión del HYGGE (El camino danés a la felicidad), Europa del Norte siempre está a la vanguardia, un modelo perfecto para imitar.

Hasta hace unos años pensaba de esta manera: leía mucho y la mayoría de las veces veía en las palabras y en las acciones de otros una iluminación.
Me equivocaba. Ahora pienso de manera diferente y me pregunto: si los daneses son tan buenos para ser felices, ecológicos, naturales y extremadamente geniales, ¿por qué no puedo lograr los mismos resultados también? Entonces, con el entrenamiento diario, aprendí a enfrentar la vida de manera diferente, con más ligereza y mayor determinación.

Creando un desarraigo interno de las reglas e imposiciones de la sociedad en la que vivo, he empezado a crear mi isla feliz dentro de las paredes de mi hogar. Porque sabes… si aprendes a brillar, ¡puedes brillar en todas partes!

El proyecto Mamibum es, por ejemplo, uno de los frutos de estas reflexiones.
Cada vez que surfeaba por la red, buscando información, diversiones o consejos sobre el tema «madre», a menudo me encontraba frente a grupos y páginas web que trataban problemas, problemas y más problemas.
No digo que no tenga problemas, porque los tengo… e incluso demasiados, que diría mi compañero.
Sin embargo, además de los problemas, ¡necesito otras cosas! De ocio, de encontrar mi equilibrio como mujer, ¡como una mujer activa, sexy, divertida y dinámica!
En cambio, me encontré frente a mí, un mundo web que piensa más en resolver problemas y preocupaciones de las madres (que son muchas, sabemos), ¡pero muy poco en generar soluciones recreativas y pensamientos positivos! Así que me dije, «me encargo yo»… ¡y nació la jirafita Mamibum!

¡Ahora te toca a ti!
Empieza hoy a sonreírle a la vida > intenta sonreírle a alguien por la calle, ¡verás cómo reacciona!

Con Amor, Mamibum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *