Mamás en «tiempo de crisis»

Reading Time: 4 minutes

¡HAY CRISIS!

¿Crisis mística? ¿Crisis nerviosa? ¿O crisis de pareja?
Se habla mucho de eso siempre. Y sin embargo, nada cambia, la crisis no desaparece.
Hoy hablamos de la crisis más aburrida, ¡¡¡la CRISIS ECONÓMICA!!!
Y es que esta crisis parece ser la causa de todo, del desempleo, de las vacaciones en el cámping y de la baja tasa de natalidad.

Los jóvenes estudian, hacen pasantías, luego prácticas, luego otra vez prácticas, y tienen 27 años. Luego, finalmente comienzan a trabajar, y los mayores no les dejan espacio para el crecimiento profesional. Así que cambian de trabajo, aspiran a un puesto más alto, lo conquistan y, a los 30 años, se encuentran teniendo el primer trabajo serio y razonablemente bien pagado. Un salario que casi hace reír porque, en promedio, no supera los 2.000 euros al mes (de hecho, decir 2.000 es decir mucho, al menos en Italia).
Y entonces… ¿qué haces? ¿Te compras una casa? ¿Te compras un coche nuevo? ¿Inviertes en el matrimonio? ¿Hacemos viajes de las mil y una noches? ¿O tenemos un hijo?
Ahí lo tenemos. Lo de tener hijos desciende a la última posición de la lista.

¡¿Ahora?! Pero, ¿cómo vamos a tener un hijo ahora?

«No podemos permitírnoslo«, «no tengo un contrato fijo«, «estamos de alquiler«, «todavía somos jóvenes«, «la casa es pequeña«, «primero nos casamos«, «pero si justo me acaban de aumentarel sueldo«, «y cómo haré con el trabajo«, «pero después cambiará todo«, «¿nos cargaremos nuestra relación?«, «no podremos ir a bailar, a esquiar» y la guinda del pastel «mi madre no quiere«, la mejor de las excusas.

Todo chorradas gente!

Sin ofender eh, quiero decir que… pensémoslo bien, todas nuestras preocupaciones se centran en algo que no depende de nosotros, que está fuera de nuestro alcance. Trabajar en primer lugar, luego la falta de libertad, tiempo y dinero. No en lo que sentimos, en lo que queremos de la vida.

Ah, y además, los padres y los suegros te dicen que el dinero nunca es suficiente, que «¡No imaginas cuántos gastos hay!«, etcétera etcétera.

Si amas a tu pareja, y si él te ama, si siempre has pensado que te gustaría ser madre y tener tu propia familia… entonces cumples con todos los requisitos previos para ser una mamibum.

¡Porque todo lo demás es aburridísimo! Es broma, ¡todo lo demás se resuelve! Justo hablábamos de eso hoy.

¡La vida le da pan a quién no tiene dientes!

Algunas parejas que cumplen con todos los requisitos y el deseo de tener un bebé, a veces desafortunadamente no pueden tenerlo. Parejas que llevan un montón de años juntos, y sin embargo, no creen que sea el momento. Y después hay mujeres solteras que están preparadas, super preparadas para ser madres, y no tienen su Príncipe Azul… Y así sucesivamente.
Tantas situaciones en esta vida, y todo es tan impredecible.

Me he dado cuenta de que la gran mayoría de los jóvenes de entre 30 y 40 años, en realidad, desean formar una familia. Y sin embargo, hay algo que los detiene.

¿Y qué los detiene? ¡¡¡LA CRISIS!!! Sí, siempre la crisis.

Lo sé, no son decisiones que se toman a bote pronto, per chicas… Os lo digo porque sois vosotras las que tenéis la sartén por el mango, sois inteligentes y espabiladas. ¡Un poco de iniciativa! Toma el control de la situación y actúa. Los hombres muchas veces dejan las decisiones importantes en nuestras manos.

No te preocupes por el resto, hay una solución para todo. Empecemos por eliminar algunas de las dudas más comunes, que creo que se resumen en dos categorías macro.

Argumento número 1) EL DINERO – El problema de todos.

El dinero nunca es suficiente, y si esperas a tener taaaanto dinero… ¡morirás esperando! Seréis insaciable y siempre querréis más.

Profundizaré las próximas semanas en el artículo «Maternidad low cost«, cómo reducir y resolver muchos de los costos que preocupan a las neo-mamis. Pero antes de hablar sobre la maternidad y las neo-mamis, debes pasar por la fase de entender que el dinero no es un problema. Piensa en el peor de los casos: si todo va mal… siempre estarán mamá y papá para ayudarte, pero… y si no estuvieran? Hay otros familiares, los amigos, los servicios estatales, etc. Así que ten claro que no te quedarás tirada, querida.
Si vosotras personalmente no tenéis las posibilidades económicas, pero vuestra pareja tiene un trabajo, calma. Con un salario, haréis todo sin problemas. Tal vez no tendrás la villa con piscina, no estará en el aeropuerto todos los fines de semana y vuestro hijo no irá a la Montessori ni tendrá mantas de Hermes. ¡Pero sencillamente vuestro hijo tendrá un padre y una madre felices!

Así que tal vez el problema sea el tema número 2) ¡EL TRABAJO! Tal vez sí que ese es el verdadero problema.

¡¡¡Anda ya!!!
¿Qué te preocupa? ¿Te preocupa no hacer carrera? Si eres una persona válida en tu profesión, harás carrera de todos modos. Y si te han dado un aumento, nadie te quitará ese privilegio, porque ahora ya es tu nuevo nivel. ¿No tienes un trabajo fijo? En 2018 casi 2019, ¿quién tiene un trabajo fijo? Sí, muchos lo tienen. Pero es un concepto muy italiano. Para mí, personalmente, solo la palabra me aterroriza. Escapé de un puesto fijo. Me he dado cuenta de que con gran determinación, se puede obtener mucho más que un «indeterminado» 😉 (me encantan los juegos de palabras).
Y después. Si tienes miedo que te despidan… ¡Qué vergüenza! No para ti, sino para quien lo haga. ¡Significa que no era el lugar para ti y que encontrarás algo mejor! En fin… si te encuentras sin trabajo, ¡NO PANIC! Repito que con un solo salario todo es posible (y hablo por experiencia).

Y luego, chicas, mujeres, señoras… me queréis decir que un buen puesto de trabajo, 500 euros más en la cuenta corrente porque trabajas dos horas más al día, y estar ausente de 7 de la mañana a 7 de la tarde… ¿valen más que tener a tu hijo en brazos y verlo crecer?
¡Eso no te lo crees ni tú! Entonces, ¿a quién queremos engañar?
¡Basta de perder el tiempo!

Solo para que conste… ITALIA es el segundo país más viejo del mundo, justo por detrás de Japón.

Así que, por favor, no leas más, apaga el ordenador, ponte guapa y… ¡¡¡Manos a la obra!!! PD: ¡Si estás en el trabajo, obviamente espera hasta que llegues a casa!

Con Amor, Mamibum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *