Fashion & Babies. Sociedad obsoleta: por qué el azul a los niños y el rosa al las niñas.

Reading Time: 3 minutes

Hola mami

Hoy presento un tema que está muy cerca de mi corazón: un poco por deformación profesional, un poco por la pasión personal: la moda, mejor declinada en nuestro caso, en «ropa para niños».

Creo que tú, como yo, te has preguntado, una vez en tu vida, ¿por qué en las tiendas, en la publicidad, en línea, en todas partes, los niños están asociados con el color azul y rosa de las niñas?

Comencé a profundizar en el tema cuando, en el momento de comprar y comprar los primeros vestidos para mi bebé, me encontré mirando el mundo desde una lente TO TAL MEN TE RO SA. Y pensad que ni yo ni mi pareja somos fans. Sin embargo, en cualquier tienda, boutique, outlet donde fuimos, el color predominante para la ropa de las niñas es el rosa. Y me lo confirmaréis todas.

Sí, lo sé, lo sé bien, hay marcas y diseñadores, que están cansados ​​de esta tendencia, y con un poco de imaginación, ofrecen algunas líneas un poco diferentes sobre los matices de los tierras, de los  beige, los malvas, grises y naturales… Pero realmente estamos hablando de una minoría y de presupuestos más altos, porque ya se sabe… en la mayoría de los casos, estos son los productos más estudiados, tanto en la calidad de los materiales como en el diseño.

En general, al verlos parecen todos maravillosos, porque en comparación con la nuestra, la ropa de los niños casi te hace caer las lágrimas, es tierna, dulce y te hace pensar en el mocoso que se los pondrá, ese hombrecito o esa mujercita. Parecen ropa para muñecas, con micro zapatos y accesorios en miniatura. Sin embargo, detrás de este hermoso mundo en colores pastel, se esconden algunas curiosidades interesantes.

Esto es a lo que me refería, el cliché número uno: ¡quién dijo que el rosa es para las niñas y el azul para los niños! ¡Qué sociedad tan obsoleta!

He hecho un poco de investigación y se trataría de un estereotipo no demasiado viejo. Como siempre hay muchas versiones, algunos dicen que una de las primeras atribuciones de género a los colores se hizo en el libro «Mujercitas» de Louisa May Alcott, donde se usa una cinta rosa para una mujer y una azul para un niño. Y el escritor la define como una moda francesa.

Pero este «hecho» de los colores tiene una evolución e historia muy precisa.

Piensa en fotos antiguas… durante siglos, niños y niñas llevaban pequeños vestidos con cordones blancos. Blanco y solo blanco. A menudo los niños parecían niñas pequeñas con todos esos volúmenes, encaje y encaje. Pero, ¿cómo pasamos del blanco universal, a esto, pasádme la palabra «sexismo«?

Una profesora de la Universidad de Maryland, Jo B.Paoletti, ha profundizado este tema en el libro “Pink and Blue: Telling the Girls from the Boys in America”. Escribe que los colores pastel en la ropa de los niños se introdujeron a mediados del siglo XIX, pero en ese momento no tenían una atribución de género específica.

Incluso en 1918 una revista para niños (Ladies’ Home Journal) publicó un artículo en el que parece que el rosa es más apropiado para los niños, porque es un color decidido y fuerte, cercano al rojo, y el azul, más delicado y refinado, declarado más apropiado para las chicas.

¡Leérlo hoy, parece algo realmente increíble! ¡Imagina niños, adolescentes y hombres vestidos completamente de rosa!

Relativamente aceptado en adultos, aún tabú para adolescentes, impensable para niños. Esta es nuestra sociedad.

«The generally accepted rule is pink for the boys, and blue for the girls. The reason is that pink, being a more decided and stronger color, is more suitable for the boy, while blue, which is more delicate and dainty, is prettier for the girl.«

Posteriormente, en 1927, Time publicó un gráfico que mostraba los colores más apropiados para bebés y niños de acuerdo con las tiendas estadounidenses.

Fue solo en los años 40 cuando los productores de ropa establecieron que el rosado era para las niñas y el azul para los niños. No sabemos exactamente por qué esta atribución, que surgió un poco arbitrariamente. Parecería haberse acentuado en los años 50, años en los que Barbie se introduce en el mercado, marcando la feminidad del color rosa.

Luego, con los movimientos de liberación e independencia de las mujeres, alrededor de los años ’60 y ’70 se introdujeron prendas unisex , pero ya a mediados de los años ’80, con la explosión de Prenatal, se reintrodujo la subdivisión rosa-azul. Así hasta nuestros días.

Personalmente, me parece un poco triste etiquetar a criaturas tan pequeñas e indefensas. Por esta razón, aunque también será difícil… ¡probadlo madres! ¡No vistáis solo de rosa a vuestras pequeñas o solo de azul a vuestros pequeños! Ahora, aunque no sea tan fácil, se puede encontrar alguna alternativa. O si no volvamos al blanco.

¡Espero haberte hecho reflexionar un poco!

Con amor, Mamibum.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *