Fashion & Babies. La moda «incómoda» de bebés.

Reading Time: 4 minutes

Foliage.
Qué hermosa palabra. Una gran amiga la ha desempolvado después de un brunch el fin de semana pasado.
Estaba a punto de volver a casa, y hechizada por un árbol lleno de hojas rojas, amarillas y verdes, le digo: «¡Mira Ele, que bonito!». Ella con aire neo-chic y su usual ironía habitual de antaño, me mira a los ojos y me dice: «Foliage.» ¡No paraba de reírme!

Un modo pintoresco para presentaros el Otoño/Invierno 2018. Lo sé perfectamente que los desfiles ya se han hecho y también sé que las investigadoras de tendencia como yo, ya miran al Otoño/Invierno 20-21. De hecho, de lo que os quiero hablar es de la moda de hoy, aquella de todos los días.

¿Alta costura? ¡No no! La bajita bajita… la moda de los más pequeños, ¡la de nuestros críos!

Soy bastante crítica con este tema… un poco por deformación profesional, ¡un poco por experiencia personal! Ahora un pequeño avance… ¡¡¡una Gurú «especial» nos dará las pautas precisas!!!

Decía… ¡esos chiquitines!
Pues bien, iniciemos del Body, la segunda piel de nuestro bebé. Manga corta, larga, cuello redondo, de algodón, algodón grueso, lana… blablabla…

 

Comienzo diciendo que el maravilloso body cierre kimono, en fotos es verdaderamente guapísimo. También lo es una vez puesto, porque le da al niño un toque elegante. Lástima que… ¡la funcionalidad sea casi nula! En la mayoría de los casos estos bodys tienen dos botones a presión, además de los dos (a veces tres) externos en la parte del pecho + los usuales tres para el cambio de pañal. ¿Total? 8 botones = ¡DEMASIADOS!

Si tú también estás por la practicidad, y me imagino que serás una mujer dinámica y atareada como yo, vamos allá. Seguimos la ley del «Mínimo esfuerzo, máximo rendimiento» y usamos los bodys clásicos, con cuello redondo y con sólo 3 botoncitos. ¡Se lo pones y listos!

Ahora pasamos a los Monos, la prenda de vestir de solo una pieza :).
La inmensa mayoría de aquéllos que he probado, no son para nada cómodos.
No quiero ser negativa, pero la única utilidad que los vestidos para los pequeñines deberían tener (a parte de la función primaria de proteger del frío) es el poder abrirse fácilmente para un rápido cambio de pañal. Obviamente tienen que también ser cómodos de colocar, porque el bebé podría ser de quejarse bastante y necesitar un cambio veloz… ¡y rápidos de quitar, porque si el bebé se ha ensuciado o está pasando mucho calor, hace falta actuar rápidamente!

Seguimos hablando del tema de los botones, ¡¡en casi todos los vestidos ponen realmente demasiados botones! Al menos 10 botones solo delante, increible.

Estos malditos botones. Así que empecé a preferir aquellos que solo los tenían en la espalda. Pero me di cuenta de que incluso aquellos tenían un problema: para ponerlos y quitarlos, tenía que doblar las piernas de la niña en una posición que no era natural y ¡casi peligrosa! Así que hay que boicotearlos también. Conclusión: entre los vestidos más clásicos, los mejores son los que tienen los botones para cambiar el pañal y, por supuesto los de detrás.

Luego, tenemos los Monos kimono, que son sin duda los más prácticos, con un lazo al lado y botones debajo. ¡También son super chulos!
Pero, por supuesto, como todas las cosas bonitas, a menudo cuestan de encontrar y en las tiendas más populares, de hecho, no las encontrarás. Pero lo sabes mejor que yo, internet es la solución a todo.

Incluso los Monos con Cremallera son muy cómodos, pero difícilmente podrás encontrarlos en las tiendas.


Otra solución divertida son los Monos-Saco. Tengo uno, que es como si fuera una camiseta larga, un fantasmita sin costuras para las piernas, al que tienes que hacer un nudo. Al principio, el nudo lo hacía en el fondo, recogiendo las piernas de la niña como en un atillo. Entonces, me di cuenta de que la bebé se sentía cerrada y no le gustaba, así que lo resolví anudando el vestido entre las piernas, para dejárselas descubiertas (con calcetines). Normalmente, este vestido lo uso como un pijama.


Así que por estas y otras razones, me he decantado en mis adquisiciones otoñales principalmente hacia los conjuntos, las dos piezas, como queremos llamarlas. Pantalones de lana, leggings, faldas, incluso peto. Combinado con camisetas, sudaderas o suéteres. Aquí hago una reflexión: adoré tanto los conjuntos hasta que me di cuenta de que en los movimientos, las camisetas y las partes de arriba tienden a enroscarse y levantarse, dejando la espalda y la barriga descubiertas. Ayayay… ¡qué complicado! Entonces… aquí está la solución: ¡camisetas y camisas body! ¡Existen y se encuentran en todos lados!

Espero que esta reflexión te pueda encaminar a opciones más prácticas ¡y ayudarte a resolver algunas complicaciones diarias! O que simplemente te haya sonreír pensando que tú también has notado las mismas cosas.

Piensa que mi compañero lo resolvería todo envolviendo al bebé en una manta y metiéndola en el carrito tal cuál. Pero siempre le digo que es «demasiado primitivo» en sus ideas, ¡y le recuerdo que estamos en 2018!

No te preocupes… ¡Mamibum está pensando en todo y también resolverá estos problemas!

Próximamente mandaré algunos enlaces de tiendas bonitas y a buen precio.

Con Amor, Mamibum

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *