Al Caribe con un recién nacido ¡el retorno!

Reading Time: 4 minutes

Hola guapas de todo el mundo!!!

Acabamos de regresar de unas hermosas vacaciones en el extranjero. Un viaje en el Caribe con un bebé de 10 meses, que parecía ¡imposible!
Regenerados, bronceados y alegres. Además, viajar siempre es maravilloso.

La emoción de pensar en las maletas, los 6-7 días para prepararlas, las 4-5 horas para cerrarlas… y luego darse cuenta de que todo lo que metiste fue realmente exagerado.
¡Esto también es viajar!
Vayamos al punto.

¿Recuerdas cual era mi destino?

Mucha gente me dice erróneamente «ahhhh Santo Domingo», sí con ese ahhhh… Bueno… NO.
¡¡¡Santo Domingo es la capital!!! Como si alguien te dijera que se va de vacaciones a Barcelona y tú respondieras: ¡ahhhhh Madrid! ¡Clarooooo! NO, no va así😂😂.
Un poco de claridad.

El destino del Caribe se llama República Dominicana, en una isla, ¡y Punta Cana es un localidad!
Si realmente queremos ser precisos, la isla se llama La Española, en la que se ubican las dos naciones: en el oeste, Haití (conocida por los dramáticos desastres climáticos, pero que en realidad cuenta con paisajes maravillosos), y al este la República Dominicana, más bien ubicada en el centro de mi corazon.

Vacaciones divididas en dos partes: vida «de dominicanos» los primeros 10 días, vida de turistas los otros 8. Resumen: ¡SUPERRR!
¿En el caribe con un bebé? Sí señor, ¡la pequeña Blanca ha sido un ángel!

Seamos realistas, en los días antes de la ida estaba un poco preocupada.
Por las enfermedades tropicales, por el avión, las tarántulas, las algas, la comida, ¡¡¡por todo!!!
Por un momento estaba realmente aterrorizada de cualquier cosa, lo admito.

Pero luego recordé la frase que me enseño mi pediatra o el libro del que a veces hablo, uno de los dos: no me acuerdo.

«Piensa en tu hijo como si estuvieras pensando por ti mismo»

Así que si tienes calor, probablemente el peque también lo tendrá, si tienes frío, lo mismo, y así sucesivamente… Y si quieres una Piña Colada fresca… ¡para tu hijo la versión sin alcohol! ¡Nos hemos entendido! 🤣

Empecemos por el principio.
EL VUELO: largo, pero ¡ya lo sabía! ¿Ha ido bien? SII
El viaje ha ido como estaba previsto. Pudimos llevar el carrito hasta la puerta del avión y teníamos asientos para personas XL, ubicados en el área central, con más espacio que los otros asientos.
Nos dieron el cinturón de seguridad adicional para la niña, que me puse durante el despegue y el aterrizaje con el bebé en brazos, y nos dieron la cuna que solicitamos.
¡La cuna era preciosa!

Llegada a destino a las 7:30 pm hora local, ¡casi me olvidaba del calor efecto sauna que hace allí! Inmediatamente la sensación de vacaciones se mete en tus venas… y YAHUUU, ¡VERANO!

¿Taxi desde el aeropuerto? Digamos más o menos… un amigo dominicano nos acompañó donde pasaríamos nuestra primera parte de las vacaciones «a la dominicana» (locales)… en la casa de Tony, otro amigo dominicano.

Es un poco complicado hacerse pasar por personas locales en una sociedad tan alejada de aquella europea.
Por cultura, hábitos y ¡sobre todo por el color 🙀🙀🙀!
Puede parecer absurdo, pero ¿sabéis todos esos temas habituales?… la lucha contra el racismo, la defensa de los derechos de los extranjeros que hacemos en Europa, el concepto de integración, de la sociedad multicultural…
Aquí pasa exactamente igual, los mismos sentimiento… ¡pero al revés! Nosotros somos los blancos, los diferentes y sobre todo los «ricos»! Según ellos.

De hecho, Republica Dominicana es un país en vías de desarrollo en el que los capitalistas europeos y estadounidenses han invertido y ayudado en el progreso. ¡Es por eso que los dominicanos piensan así de nosotros blancos!

Estas fueron nuestras impresiones la primera vez que visitamos el país (sin estar en un resort). Luego pero, tan pronto como llegues a conocer la República Dominicana, si realmente quieres conocerla… ¡te daras cuenta de que son impresiones que cambian rápidamente!

Viví allí con mi familia, viajé por diversión y por trabajo, y regresé este año para enseñarlo a Blanca, mi hija. Ya me siento bien, las diferencias casi se anulan.
Ver a Blanca jugar con los vecinos dominicanos y venezolanos en el patio trasero… fue hermoso.

Lo que quiero para Blanca es que crezca así, con una mirada al mundo abierta a todo y a todos.
Quiero que aprenda los mecanismos de un país como Italia, España, Alemania, pero también Marruecos, Canadá, Suecia y el Congo.
¡Y volviendo a ser realistas, me gustaría empezar desde República Dominicana!
Un país que su papi y yo amamos.

Con amor,
Mamibum

 

 

2 comentarios

  1. Wow desde República Dominicana felicidades por este reportaje tan espectacular desde hoy seré un fiel seguidor de esta página

    1. Gracias Master One!
      Me alegra te haya gustado, pronto vendrán más artículos sobre República Dominicana 🧡🌴!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *